miércoles, 4 de marzo de 2015

Consejos de Google para innovar

Google Colombia fue anfitrión en la primera sesión del año del Club de Innovación, la cual reunió a más de 20 líderes de empresas nacionales para discutir la importancia de la innovación y las herramientas para fomentarla.

Google
Con más de 40 participantes de empresas líderes del país como Alpina, Bancoldex, Bavaria, Cemex, Colombina, Familia y Terpel, se llevó a cabo en las oficinas de Google Colombia la primera sesión del año del Club de Innovación, una iniciativa de Katharsis (Colombia) e Innovare (Costa Rica).

Google, anfitrión y exponente principal, compartió su experiencia y reveló que la clave es “compartir lo que más se pueda”, y para ello son clave las herramientas de trabajo que facilitan la colaboración.

Ricardo Payán, vocero de Google for Work, resaltó cómo la innovación es parte fundamental de la cultura organizacional de Google y está presente en las labores diarias de todos los equipos de trabajo. Y aunque cada empresa tiene una cultura única, Payán hizo énfasis en la importancia del trabajo en equipo -- para todas las empresas -- y presentó una serie de herramientas que facilitan “compartir lo que más se pueda”, y casos de éxito en innovación a través de la colaboración.

Herramientas de colaboración

Un factor clave para la innovación es poner al alcance de empleados los recursos y procesos que faciliten el trabajo en equipo y el libre intercambio de ideas. Para eso existen herramientas de trabajo basadas en Internet, como es el caso de Google for Work cuyas herramientas están diseñadas para ser fáciles de usar y aceleran los procesos de innovación gracias a la agilidad, movilidad, inmediatez y la colaboración en equipo.

Herramientas como las de Google for Work permiten el desarrollo y la revisión de documentos y presentaciones por múltiples usuarios en tiempo real, lo cual permite trabajar con rapidez, aprovechar la inspiración creativa y ser más eficiente. También se pueden compartir agendas, accesibles desde cualquier dispositivo, para coordinar reuniones de manera inmediata, e incluso realizar videoconferencias en alta definición con hasta 15 personas y compartir la pantalla y exponer presentaciones, entre otras soluciones.

Innovando en lo cotidiano

Payán también explicó que las empresas están viendo la necesidad de hacer las cosas de forma diferente. Esto en sí, es la innovación en su más pura expresión. En este sentido, Payán compartió algunos ejemplos de cómo empresas están aprovechando las herramientas de trabajo colaborativo de Google for Work para transformar los procesos cotidianos.

¿Intranet o red social? Payán demostró de manera exitosa la herramienta Google Plus, como plataforma social para compartir ideas con un grupo interdisciplinario de colaboradores de una organización con el fin de realizar sesiones de ideación y planeación estratégica.

Reuniones sin límites Para realizar reuniones con varias personas, coordinar un lanzamiento o simplemente para evitar el estrés del tráfico en Bogotá, empresas están usando Hangouts para videoconferencias grupales y revisar presentaciones -- ahorrando tiempo y dinero en desplazamientos, y conectando participantes desde cualquier ciudad del mundo.

La inspiración no espera 
Construir ideas, diseñar presentaciones y editar documentos no es asunto de estar sentado en la oficina ni le corresponde a una sola persona. Esa es la idea de Google Drive que permite almacenar, editar y sincronizar archivos desde cualquier dispositivo. Así, los equipos de trabajo pueden construir conocimiento de manera colaborativa , y contribuir ideas en el momento que aparece la inspiración.

Más personas, más ideas 
Payán explicó como Google Moderator -- herramienta que permite recoger las mejores ideas y opiniones de un público determinado -- podría recolectar ideas para la movilidad en Bogotá. Esto generó gran expectativa ya que la herramienta permite proponer, valorar, responder, comentar y seleccionar preguntas o ideas de forma colaborativa y además, tiene la opción de que el usuario que propone o responde aparezca como anónimo.

Al final de la sesión, los representantes de las empresas más importantes del país coincidieron en la necesidad de pensar en hacer las cosas de forma diferente, como paso fundamental del proceso de innovación. Las diferentes herramientas de Google for Work que están basadas en la nube y facilitan la colaboración simultánea y en tiempo real son un recurso adicional al alcance de las empresas para comenzar a transformar los procesos cotidianos, y así dar un paso más en pro de la innovación.

Una ultima reflexión: ¿Cómo podrían ustedes Innovar? 

viernes, 16 de enero de 2015

9 IDEAS PARA CONSTRUIR UN GRAN EQUIPO PARA TU STARTUP

startup-vs-corporate

Tanto si ya has lanzado tu startup como si estás en proceso, una de las cosas más importantes es formar y desarrollar un gran equipo: balanceado, con talento, comprometido y que comparta la visión. Y acertar aquí es clave, ya que es el grupo que pondrá los cimientossobre los que levantareis todo… y no quieres construir con unos cimientos débiles, ¿no?
El camino de una startup es duro, largo y lleno de incertidumbre y riesgos… y es más sencillo y llevadero si cuentas con un buen equipo. Gente en la que confiar y que peleen juntos. Es importante además que haya “química” y seáis gente que estéis cómodos entre vosotros… ya que pasareis años montados juntos en la famosa montaña rusa del emprendedor, y os vais a tener que apoyar unos en otros.
En los últimos años he aprendido unas cuantas cosas que me gustaría compartir con vosotros, no son en absoluto verdades absolutas, sólo lo que me ha funcionado a mi o a gente con la que he trabajado (y que estamos aplicando al 100% en Startupxplore):
  1. CONTRATA “A”s 


    Quizás la lección más complicada de aprender, pero también la más importante. En los primeros tiempos, donde vamos escasos de recursos y tenemos prisa por empezar, a menudo nos dejamos llevar por la urgencia. Eso hace que no seamos tan exigentes como nos gustaría… y contratamos  gente “correcta”, que aunque no son A’s van a sacar el trabajo adelante. Grave error.  Y si, los A’s son caros… pero:
    Si pagas con cacahuetes, lo que consigues son monos
    Los primeros miembros del equipo, y sobre todo los puestos más estratégicos, son clave: se trata de personas que van a hacer dos de las cosas más importantes y perdurables en una startup: construir sus cimientos y formar/transmitir la cultura…. y no querrás construir sobre cimientos débiles o crear una cultura equivocada, ¿no?. Además, los A’s buscarán a otros A’s, mientras que los B’s a menudo contratan B’s o C’s. Y eso es muy peligros en el largo plazo.
  2. BUSCA GENTE COMPLEMENTARIA 


    El equipo “A” no tenía tanto éxito porque todos eran muy fuertes, inteligentes…etc., sino porque eran absolutamente complementarios, y unos confiaban en los otros. Un equipo “A” donde todos eran como M.A. Barracusno hubiera funcionado. Y eso es especialmente cierto en una startup. Conozco algunos equipos donde todos son A++… pero también todos son técnicos, y eso genera problemas cuando hay que tratar aspectos de negocio, y viceversa.
    Intenta que en el equipo haya siempre alguien de negocio, alguien bueno a nivel técnico y alguien que tenga amor por el detalle y el diseño de las cosas. Pero la complementariedad va más allá y habla de la diversidad, de diferentes caracteres y formas de pensar y actuar, que en la práctica serán “ladrillos” sobre los que construir y que harán más solida tu startup… mientras que estén unidos y peleen por un mismo fin.
  3. PIENSA BIEN QUÉ NECESITAS 


    Aunque parezca sorprendente, a menudo no pensamos demasiado qué es lo que necesitamos más allá de un telegrama estilo “Busco un buen desarrollador PHP que sepa MySQL y haya trabajado con…” , y claro, lo que sucede es que encontramos justo lo que pedimos: gente que aunque cumple más o menos lo que queremos tienen muchas carencias en cosas que son importantes para nosotros pero que damos por asumidas.
    No te quedes solo en los conocimientos necesarios o las tecnologías en las que se tenga experiencia, sino que ve mas allá: ¿Cómo sería el compañero perfecto para este trabajo? ¿qué tipo de experiencias previas ha tenido? ¿Ha trabajado en startups? ¿Le gusta colaborar con la comunidad? ¿Es resolutivo? ¿ha trabajado como freelance? ¿en remoto?
  4. OLVÍDATE DEL CURRICULUM 


    Gran parte de las habilidades, conocimientos y competencias que necesitas no se enseñan en las universidades ni en las escuelas de negocio (ya hablamos en su momento sobre la utilidad de un MBA al emprender). Y como consecuencia, seguramente un curriculum no es la mejor forma de valorar dicha información.
    Una vez has hecho tus deberes en el punto anterior, sabes lo que tienes que pedir, tanto en conocimientos como en personalidad. Si estás contratando un buen desarrollador, no necesitas ver un curriculum. Necesitas ver qué ha hecho, su código. Si buscas a alguien de marketing querrás ver los resultados de sus campañas, cómo escribe…etc. No te quedes en lo que dice el curriculum, hay auténticos “especialistas” en escribirlos, al igual que hay grandes talentos que son un desastre con sus curriculum. Y nunca contrates a nadie con quien no te irías a tomar una cerveza.
  5. BUSCA PIRATAS, NO MARINEROS 


    Como decía antes, una startup es una locura dominada por la incertidumbre más absoluta. Un entorno con dosis nada despreciables de caos en las tareas que cada uno debe hacer no se encuentran en un documento de descripción de puesto, donde no hay un jefe que está siempre diciéndote qué debes hacer ni hay manuales de acogida del empleado. No es sitio para un disciplinado marinero que espera órdenes.
    Una startup es sitio para piratas, no para marineros, que con el cuchillo en la boca se lancen a resolver tareas poco definidas, asuman como suyas las metas de la startup y trabajen duro y con mucha incertidumbre. Si tienes que estar supervisando a cada minuto el trabajo del equipo o si sientes que las cosas no avanzan si tu no empujas, es que en lugar de piratas se te han colado marineros.
  6. PRUEBA Y LUEGO CONTRATA 


    Si hay algo que nos da miedo a cualquier empresa, sea una startup o una multinacional, es equivocarnos al contratar a alguien. Y aunque esto a veces es inevitable, la realidad es que existen formas de reducir el riesgo…. y la más importante es “probar antes de comprar”.Desgraciadamente lo habitual es que esta prueba suceda (al menos en España) después de haber contratado, durante el el periodo “a prueba” que hay en todo contrato… pero claro, despedir a alguien en pruebas que encima ha dejado su trabajo, porque nos hemos equivocado nosotros, es una faena.
    ¿Así que por qué no lo pruebas antes? Pídele que resuelva un problema, que escriba un documento, que plantee una campaña, que demuestre sus habilidades como desarrollador… lo que sea. Porque por muy encantador que sea alguien, en una startup trabajamos por objetivos, no calentando la silla… y no hay mejor forma de demostrar si alguien va a ser capaz de cumplirlos que intentando hacerlo (ojo, eso no quiere decir que haga trabajo gratis, yo creo firmemente que se debe pagar esa “prueba”)
  7. INVIERTE TIEMPO EN LOS “POR QUÉ” 


    A menudo vivimos enterrados entre montañas de trabajo, y nada más se incorpora alguien, respiramos aliviados y lo tiramos “a los leones”. Y aunque sí que invertimos algún tiempo en hablar sobre lo que queremos construir (el QUÉ) y en cómo funciona el trabajo y la mejor forma de hacerlo y organizarnos (el CÓMO), olvidamos transmitir lo más importante, lo que nos empuja, la visión que tenemos para nuestra startup (el POR QUÉ).
    Y eso es crítico, ya que si el nuevo miembro del equipo no entiende y sienteesa visión, va a tomar decisiones que aunque formalmente puedan ser correctas a la larga nos alejarán de esa visión… así que muéstrale a cada nuevo miembro del equipo esa visión, y no contrates nunca a nadie que no crea en esa visión, que no le ilusione. Quieres a gente que le apasione el camino y que quiera ser parte de ello. 
  8. GESTIONA BIEN LAS EXPECTATIVAS 


    No nos engañemos, trabajar en una startup es un pequeño infierno: jornadas maratonianas, presión constante de los objetivos, incertidumbre, vueltas a tras al pivotar, salarios bajos… pero también es algo increíble: ilusión compartida, sensación de “paternidad”, tremenda proyección, trabajar en algo que te apasiona… y tanto una cosa como otra deben estar meridianamente claras para cualquiera que se vaya a incorporar. Cualquier nuevo miembro del equipo debe saber dónde se mete.
  9. CONTRATA DESPACIO, DESPIDE RÁPIDO


    Dejo para el final la menos “amigable”, pero también una de las claves más importantes. Contratar a una persona en startup es una decisión tremendamente importante, que va a aumentar de forma importante el cash burn rate (y por tanto acercar el Time-to-tomb) y por tanto una decisión que hay que reflexionar con calma y nunca llevados por las prisas, y en la que si nos equivocamos, vamos a perder mucho tiempo y energía. Es una decisión que hay que meditar mucho.
    Pero por contraposición, a la hora de despedir debemos ser rápidos. Si hay signos suficientes (pista: si crees que los hay es que probablemente sean ciertos) de que esa persona no rinde lo esperado, no se integra o simplemente no encaja, no alarguemos la decisión y dejemos ir a esa persona, por muy incómoda que sea la situación generada…
Si, es cierto. Es muy difícil contratar bien en una startup y montar un gran equipo. Y cumplir a rajatabla estos principios en el corto plazo complica mucho las cosas… pero creo que en el medio/largo resulta imprescindible. No va a ser fácil… ¿pero al final por eso estamos escalando esta montaña, no?

miércoles, 3 de septiembre de 2014

A sus 28 años ya tiene ocho empresas y es líder en emprendimiento

Andrés Barreto, el creador de Grooveshark, apostará por 'start ups' tecnológicas nacionales.

Andrés Barreto advierte que muchas iniciativas tecnológicas no requieren dinero sino ayuda en áreas como la selección de personal.

Cuando Andrés Barreto comenzó a promover el mundo del emprendimiento tecnológico en Latinoamérica a través de Socialatom Ventures, su acelerador de empresas, advirtió que pasaban dos cosas: los emprendedores se quejaban de que no había capital, y los inversores, de que faltaba talento emprendedor. “Lo que terminó ocurriendo es que los mejores emprendedores nunca pasan por el despacho de inversionistas latinoamericanos, y los inversores de Estados Unidos se están llevando todas esas oportunidades”, dice alarmado.
A los 18 años, Barreto creó la exitosa plataforma de música en streamming Grooveshark, y ahora, a los 28 y con ocho empresas a su espalda, decidió dejar de crearlas para promover el emprendimiento en el continente. Por eso, solo este año apostará por 30 start ups (empresas nacientes) colombianas. La novedad es que, por primera vez, otros podrán invertir en sus apuestas tecnológicas.
“Queremos crear casos de éxito de inversionistas en Colombia; el mundo de la tecnología tiene muy buenos retornos, y es muy rápido, pero toca conocer muy al detalle la mecánica de cómo invertir y apoyar a los equipos; y es muy difícil escogerlos. Los fondos de riesgo en América Latina están acostumbrados a otro tipo de inversiones, en las que pueden pasar tres meses analizando una inversión, pero ese análisis no funciona para tecnologías en etapa temprana, que son las que tienen crecimiento exponencial”, agrega.
Para acceder a ellas, los inversionistas deben competir y poder tomar decisiones rápido, “y nadie aquí lo está haciendo”, dice. La mayoría no cuenta con un equipo de ocho personas para analizar los proyectos como Barreto, y eso es lo que él ofrece.
Para este politólogo, que trabaja de la mano con los programas de gobierno iNNpulsa, en Bogotá, y RutaN, en Medellín, para promover la innovación empresarial, “el riesgo más grande es no participar en empresas digitales”. Como ejemplos, cita al gigante de los videoclubes, Blockbuster, “que no hizo nada ante la mayor plataforma de videos, Netflix, y cuando entró al mercado ya era muy tarde. O como cuando las empresas de taxis, en lugar de innovar, demandan a Uber”.
Muchos de los grupos empresariales aprendieron de los errores de las otras industrias y no quieren esperar a que lleguen dos chicos de 20 años de Silicon Valley a cambiarles el negocio que ha funcionado del mismo modo durante las últimas décadas; así que ahora, proactivamente, buscan innovar en la parte digital, explica Barreto.
Lo que marca la diferencia de Socialatom Ventures con los otros fondos de riesgo extranjeros es que el equipo colombiano ofrece asesoría además de capital. “Muchos de esos emprendedores lo que necesitan no es dinero; como cuentan con los mejores proyectos tienen facilidad de levantar capital rápido, pero precisan ayuda en las otras áreas; como en recruiting (seleccionar al personal) o en relaciones públicas, en su mayoría”, dice.
Barreto presta esos servicios, además de dar apoyo en la parte financiera y de levantamiento de capital, desarrollo de negocios y ventas, y en producto e ingeniería.
En Socialatom van a un ritmo de selección de dos empresas por mes, y desde que entran a invertir Barreto advierte que hay que sacar el máximo jugo. “En las empresas tecnológicas hay dos salidas al crecimiento: o te compra una empresa más grande o entras a la bolsa pública. Estas no son empresas para dejárselas a los hijos”, dice el joven, que asegura que, de las que forman parte de su cartera, todas tienen la oportunidad de alcanzar estas metas. “Ya es hora de empezar a generar casos de éxito en Colombia como los de Silicon Valley”, concluye.
Las claves de las empresas exitosas
Barreto escoge las empresas en las que invierte en función de tres variables:
1. Que ya tengan un producto en el mercado; “significa que son capaces de tomar una idea y hacerla realidad. No apoyo proyectos donde dicen que necesitan dinero para empezar; con la tecnología no se necesita”.
2. Que tengan evidencia de crecimiento.
3. Que no tengan limitación geográfica. “Evitamos productos que, sin ninguna razón aparente, se lanzan solo en mercados locales. Estos últimos son los que hemos visto siempre en Latinoamérica, pero en los últimos dos-tres años hay una generación de emprendedores que están apuntando a hacer productos globales desde el primer día”, dice.
Tomado de Periódico El Tiempo.
IRENE LARRAZ

viernes, 1 de agosto de 2014

Las ocho lecciones de innovación del cofundador de Apple, Steve Wozniak

Steve Wozniak, convertido ya en todo un icono de culto, comparte su visión de la creatividad, el entorno empresarial, el bien común, el dinero y la felicidad, y la relación de estas cinco cuestiones entre sí.

Steve Wozniak es, ante todo, un ingeniero, un creador. Un ingeniero, además, con muy poco tiempo libre, como él mismo reconoce en su autobiografía iWozz, pues dedica la mayor parte de su tiempo a discernir nuevas formas de programar, de hacer la tecnología útil para la sociedad.
Al cofundador de Apple le debemos la existencia de los ordenadores actuales. El Apple I marcó un antes y un después en la informática. Fue el primer equipo capaz de funcionar con teclado y pantalla –él mismo acuñó el término monitor–, y además por un precio notablemente inferior al de los ordenadores del momento. A lo largo de su biografía plasma su genuina forma de entender la innovación.
1. Que no exista no significa que no sea una buena idea
El socio de Wozniak, el fallecido Steve Jobs, solía decir que las personas no son capaces de saber que tienen una necesidad hasta que no descubren que existe un producto que la resolvería. Wozniak es más diplomático en sus palabras, pero reconoce que la innovación, la "verdadera inteligencia", radica en "plantearse preguntas con escepticismo para llegar a la verdad, no asumir lo que te cuentan como si fuera cierto". Y recuerda: "Ningún ordenador de la época tenía pantalla ni teclado. A nadie se le había ocurrido todavía".
2. Imagina el futuro
Es evidente que Jobs y Wozniak tenían caracteres muy dispares, pero ambos eran visionarios. En su autobiografía, Wozniak asegura haber dado por hecho desde que era un adolescente que algún día todos tendríamos un ordenador personal. Confiesa, eso sí, que pensó que la informática tardaría más tiempo en llegar a tal punto. "Hablábamos mucho de que estábamos formando parte de una revolución; pensábamos cómo viviría la gente y cómo se comunicaría en el futuro (...), pero en aquel entonces no sabíamos lo descomunal que sería el cambio".
3. Piensa en qué te gustaría tener a ti
En un mercado aún inexistente, el único estudio de la demanda posible es la intuición. Wozniak procedía de una familia de clase media. Como no disponía del suficiente dinero para comprar las piezas, diseñaba ordenadores sobre un papel. El Apple I fue, precisamente, resultado del esfuerzo por crear un equipo más simple y económico, que se ajustara a sus propias necesidades.
4. La creatividad no surge de la nada
Wozniak considera que la innovación consiste en buscar nuevas formas de hacer las cosas. Pero para ello hace falta algo más que la simple inspiración. "Fue como si mi vida entera hubiera sido una preparación para llegar a ese punto", comenta sobre el Apple I, en referencia a sus muchos años de aprendizaje creando equipos como el Cream Soda o juegos como el Pong.
Una vez en Apple, "iba a trabajar a veces muy temprano, a las seis y media de la madrugada, y estando allí solo me dedicaba a leer revistas de ingeniería y hojas de datos, estudiaba las especificaciones y los diagramas de tiempo de los chips que me interesaban", apunta.
5. Esfuérzate por convertirte en el mejor en tu campo
Aunque sin perder el optimismo, la ambición de Wozniak fue siempre crear el mejor producto existente, ser el mejor ingeniero en su campo. Este enfoque se toparía no pocas veces con la visión más marketiniana de una compañía con millones de accionistas.
6. Nunca pierdas la humildad
Wozniak no niega su aportación a la informática moderna, pero mantiene siempre una perspectiva humilde y no duda en reconocer la valía de quienes le rodean, incluyendo al propio Jobs, a algunos de sus primeros compañeros en Apple como Ron Wayne, o al que fuera presidente del grupo, Mike Scott.
7. Tus valores valen más que el dinero
Para ser estrictos, ésta es la primera lección que da Wozniak en su biografía, máxima que además repetirá a lo largo de toda su obra. Para Wozniak, las compañías deben ser "igual que una familia: una comunidad donde todos cuidan los unos de los otros. Nunca estuve de acuerdo con la idea de que el motor de una empresa sea la competitividad, y haya que echar primero a los más pobres, a los más jóvenes o a los últimos en ser contratados", comenta.
Antes de que Apple saliera a Bolsa (y él se hiciera millonario), Wozniak vendió a un precio irrisorio parte de sus propias acciones a los empleados, convencido de la injusticia de que sólo unos pocos gozaran de tal privilegio.
8. Hagas lo que hagas, diviértete, sé feliz
Para el cofundador de Apple, igual que para Abraham Lincoln, la felicidad es una decisión personal. "Yo había decidido ser feliz y consideraba que dependía de mí, y nada más que de mí", confiesa en su autobiografía. Y dice más adelante: "Creo que la felicidad es lo más importante en la vida y lo que importa es el humor. Yo soy ese tipo de persona, es lo que quiero ser". Esta actitud la aplica al ámbito laboral, valorando la diversión por encima, incluso, de las ganancias económicas. "Era muy feliz de estar ahí; no era necesario que fuéramos una gran empresa, yo me estaba divirtiendo muchísimo"
Tomado de La República. 1 de agosto 2014. Edición Electrónica

martes, 13 de mayo de 2014

7 cosas que saben los grandes emprendedores

Todo empresario debe entender que para triunfar debe arriesgarse, enfocarse en lo importante y contagiar su pasión.


El liderazgo no está en tu ADN. No existe un código genético para convertirte en director ejecutivo o empresario. Todos nacemos prácticamente iguales. Lo que ocurre después (tu infancia, tu desarrollo, tu educación, tu experiencia, tu comportamiento y tus decisiones) es lo que te define. 

Podría sorprenderte que el crecer con nada, no disminuye tus probabilidades de lograr grandes éxitos en la vida. Al contrario, crecer con adversidad, en un ambiente competitivo, puede tener un impacto positivo en tu carrera. Todo depende de cómo uses esa experiencia. 

¿Entonces por qué no nos deshacemos de la sabiduría popular y de los mitos sobre de dónde vienen los líderes y nos enfocamos en lo que es realmente importante: las cosas que necesitas controlar hoy y que pueden hacer una diferencia en lo que logres en el futuro?

Aunque no existe una fórmula para el éxito, sí hay algunos temas comunes que observo una y otra vez en aquellas personas que sobresalen. A continuación comparto siete cosas que, en mi experiencia, todos los emprendedores grandiosos saben: 

No existe la jornada laboral de 40 horas. Recibes de la vida lo que en ella pones. No existen los atajos al éxito. No hay tal cosa como una píldora milagrosa o una bala de plata que pueda ayudarte a alcanzar grandes cosas sin trabajar muy duro. Punto. 

Cómo enfocarse. La primera regla de una startup es el enfoque. Primero, te enfocas en encontrar un buen concepto o idea. Después, en demostrarlo. Luego en entregarlo y obtener tracción de los consumidores. Lo que sigue es escalar el negocio. Enfócate en cómo se hacen las cosas. Si no puedes enfocarte en lo importante y silenciar los ruidos externos, es mejor que no renuncies a tu empleo. 

Quiénes son. Pasamos buena parte de nuestras vidas tratando de encontrarnos y de entender qué es lo que queremos hacer. Eso viene con el territorio. Si aún no lo encuentras, sigue buscando. Sabrás cuando lo encuentres. Es importante que lo hagas, porque únicamente sabiendo quién eres y de qué eres capaz podrás tener la oportunidad de hacer cosas extraordinarias. 

Cómo influenciar a los demás. Los emprendedores grandiosos se apasionan por su trabajo. Siempre hay algo que necesitan demostrar o alcanzar. Ese tipo de obsesión desesperada es la que los impulsa y motiva a los que lo rodean. Es instintivo y contagioso. Las características de liderazgo, la inteligencia emocional y el involucramiento de los empleados los puedes dejar para después. 

Cómo funcionan los negocios. No naces con este conocimiento, pero en algún punto, todo gran emprendedor aprende cómo funciona el mundo de los negocios. Capitalización, ventas, clientes, relaciones, negociaciones –si todo ello te asusta, bienvenido a las grandes ligas. Puedes delegar algunas de estas tareas, pero debes entenderlas primero. 

Cuando escuchan mentiras. Hay una frase en Star Wars que realmente resonó en mí: “La Fuerza puede tener una poderosa influencia en aquellos de mente débil”. Lo mismo ocurre con las mentiras y los ‘barberos’. He visto a docenas de emprendedores rodearse de personas que en todo están de acuerdo y que adulan al ejecutivo. Tarde o temprano, el no recibir una retroalimentación honesta termina afectando al empresario. Siempre. 

No hay recompensa sin riesgo. Hoy en día cualquiera se llama a sí mismo emprendedor; pero si no estás arriesgando algo, entonces no eres un emprendedor. Si fuera fácil o seguro, todo el mundo lo haría. Pero no es así. 

Finalmente, el ser emprendedor es más bien un empleo de “mete tu pie al agua y ve cómo se siente”. Si no estás dispuesto a apostarlo todo, mejor considera conseguir un empleo. Pero si piensas que tienes lo necesario para triunfar, toma estos conceptos fundamentales y úsalos.

http://www.soyentrepreneur.com/26510-7-cosas-que-los-grandes-emprendedores-saben.html

Por Steve Tovak

lunes, 3 de marzo de 2014

Get Angry! Be Passionate! Your Emotions Are Vital to Success.

BY  

Get Angry! Be Passionate! Your Emotions Are Vital to Success.

It wasn’t too long ago that emotions had no place in the business world. They were seen as a total waste of time and unproductive. Boy, how things have changed. Today, inspiring emotions is a critical part of any entrepreneur’s business repertoire and the social skills required have to be developed to create a positive impact on the bottom line.
If there is a desire for stronger leadership, better understanding of your team members’ behaviors and more effective communication -- not only to your peers but also to influencers and investors alike -- you have to understand the one thing that’ll change the way you do business.
Emotions are vital to your success.
In earlier times, you'd hear someone giving advice of “keeping emotions out of business” if you want to be successful. What they failed to acknowledge is that emotion is what gets people to invest in you, to buy your products and help you on your entrepreneurial journey.
Emotions are the driving force of your business. It is one thing to understand how to control emotional stress as it can prevent your effectiveness on the job, but another to use your emotions to drive influence internally and externally. And the way to improve your communication and provoke positive emotions that impact your business is to develop your social skills.
Want proof? Salespeople at L’Oreal who were trained in social skills development sold over $92,000 more than salespeople who weren’t trained, resulting in more than $2.5 million in increased revenue for the company.
So what social skills are the most important ones to develop? Here are the three major principles:
Context revolves around your ability to correctly assess situations, which involves being able read people’s emotions and body language. The best way to go about that is by exposing yourself to various social situations and internally describing various contexts.
The quicker you can assess scenarios, the better you’ll be at effectively making decisions that can move your business forward.
Confidence is at the core of your emotions and the foundation for your success in business. Because emotions can be physically provoked, you can “trick” your emotional state by making physical gestures -- standing upright, smiling, making eye contact, projecting your voice, slower moments and speech, etc. This comes in handy during important meetings and presentations, where it’s vital to deliver the message that influences your audience.
Content is the strategy that brings the results. This revolves around the people who are influential in your business’ success, whether acknowledging them as a group or as individuals, and calling out their meaningful contributions and how much they mean to you. While this is the easiest part for most, its impact is heavily influenced by your understanding of context and projecting confidence your audience can respond to.
When these social skills are developed, you’ll not only boost your emotional intelligence but your entire company’s, in turn boosting its value and most importantly improving the bottom line.
The author is an Entrepreneur contributor. The opinions expressed are those of the writer.
Thomas Edwards is a social strategist and founder of Confidence Unchained, an executive coaching firm with consultancies in New York, Boston, Philadelphia and San Francisco.

martes, 11 de febrero de 2014

Mitos y verdades sobre el emprendimiento

¿Qué diferencia una buena idea de otra que evoluciona hasta convertirse en una compañía exitosa? Aspectos como la dedicación de tiempo y la preparación del líder son determinantes para la prosperidad de un proyecto empresarial.


Recientemente, Colombia fue catalogada por Latin Business Chronicle como uno de los lugares más atractivos para emprender en América Latina.
Sin embargo, el hecho de que solo en el 2013 hayan desaparecido 10.912 sociedades (8,7 por ciento más que en el 2012) evidencia que crear una empresa requiere mucho más que una buena idea.
Por esta razón, Portafolio habló con algunos emprendedores exitosos y expertos destacados en el tema para desmentir los principales mitos acá listados que existen alrededor de la creación de empresas.
Esto fue lo que encontramos:
1. Un emprendedor nace, no se hace: Aunque muchas personas tienen un perfil de emprendimiento muy marcado, comenzar un negocio requiere acumulación de conocimientos y contactos que aseguran el éxito.
Por ende, no basta solo con tener talento, sino que hay que adquirir y perfeccionar ciertas habilidades.
Por ejemplo, Alfonso Ávila, presidente y uno de los fundadores de la aerolínea Easyfly, decidió, luego de haber sido empleado mucho tiempo, que utilizaría su conocimiento para crear su propia empresa (AeroRepública); así, aunque no comenzó desde joven, se hizo empresario.
2. Tener una buena idea es lo más importante: Falso, pues es la perseverancia la que marca la diferencia entre un sueño y una empresa próspera en cualquier industria. Christian Daes, presidente de Tecnoglass, la primera compañía colombiana listada en Nasdaq, cuenta que los inicios de su firma fueron tan difíciles que uno de los socios decidió retirarse.
Sin embargo, al poco tiempo y tocando muchas puertas, lograron convertirse en una de las procesadoras de vidrio más grandes del continente.
3. Lo primero es conseguir financiación: Pese a que el capital es muy importante, la realidad demuestra que pocas personas estarán dispuestas a invertir en una compañía a menos que la vean andando realmente. Pedro Freire, cofundador de Linio (el Amazon latinoamericano), dice que en los primeros meses él y su socio buscaron muchas opciones sin mayores resultados; sin embargo, siguieron con el proyecto que hoy es un imán de inversión.
4. Para emprender es necesario tener mucho dinero: La mayoría de los negocios exitosos y de grandes empresarios se formaron con poco capital y fueron creciendo paulatinamente.
De hecho, muchas de las firmas más grandes del mundo, como Google, nacieron en un garage.
5. Si el primer intento no tiene éxito es porque es mal emprendedor: La verdad es que, la mayoría de las veces, los grandes empresarios fracasaron en más de una oportunidad antes de llegar a la cima; no fue gratis que Thomas Alva Edison dijera: “no fracasé, solo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.
José Leal, presidente de Rico Helado, una prometedora firma que planea generar 100.000 empleos en 3 años, dice que antes de llegar a la heladería (que comenzó como una microempresa en Venezuela) había tenido por lo menos 20 negocios más que no funcionaron.
6. Cuando uno encuentra el negocio que es, el éxito es inmediato: Las organizaciones exitosas se edifican todos los días y un ladrillo a la vez, por lo que el éxito, las ganancias y el reconocimiento no llegan de forma automática. Camilo Herrera, fundador de Raddar, una de las empresas de investigación de mercados más importantes del país, confiesa que “los tres primeros años fueron muy duros porque no lográbamos el punto de equilibrio y cometimos muchos errores administrativos que nos costaron demandas, embargos y muchos momentos difíciles; pero gracias a que comprendimos que un investigador sabe investigar y un gerente sabe gerenciar, logramos consolidar el equipo correcto y balanceado para ser lo que somos hoy: una gran institución de conocimiento de consumidor”.
7. Es mejor mantener la idea en secreto para que nadie la robe: Compartir el proyecto con personas exitosas en el negocio y buscar asesoría puede ser útil para encaminar mejor la idea y hacer una ejecución más eficaz, es lo que recomienda la Cámara de Comercio de Bogotá en el marco de la Feria de Jóvenes Emprendedores. De hecho, es una práctica tan generalizada que ya hay comunidades en internet que conectan empresarios con mentores.
8. Ser buen empresario es innato y por ende no hay que estudiar: La verdad es que el conocimiento es poder y permite actuar de manera eficiente y rápida. Por este motivo, un buen emprendedor buscará siempre maneras de mantener sus conocimientos afinados y actualizados.
Aunque existen algunos ejemplos de personas que han tenido éxito dejando de estudiar y dedicándose a los negocios, hay muchos más de personas bien preparadas.
9. Lo más importante es tener buena suerte: No.
Lo más importante es trabajar duro. Experiencias famosas como la de Steve Jobs (Apple), Larry Page (Google) y William Rosenberg (Dunkin’ Donuts), lo evidencian.
10. Lo principal es encontrar algo rentable: La rentabilidad es el resultado de hallar una actividad apasionante y que el líder conozca para poder dedicarle alma, vida y corazón. Bernardo Parra, fundador de la panadería y pastelería Hornitos, cuenta que siempre trabajó como ayudante de panadero porque le encantaba.
Con el tiempo, alguien le dio la oportunidad de alquilar viejos equipos para la producción de estos alimentos y allí comenzó su historia.
“Hay que ser muy constante y amar lo que se hace (...) Siempre busqué ser el mejor, así mi negocio fuera más pequeño que los demás”, señala.
11. Se debe tener cautela: Una de las lecciones más importantes en el proceso de emprendimiento es aprender a tomar riesgos controlados.
Y es que, ante el miedo de perder su nivel de vida, muchas personas abandonan buenas empresas que estaban en construcción.
12. El emprendimiento tiene edad: Completamente falso. Algunos empresarios han tenido éxito muy temprano en sus vidas y otros lo lograron en una etapa más madura. Dos ejemplos famosos: Mark Zuckerberg, quien fundó Facebook a los 20 años, y Gordon Earl Moore, quien creó Intel a los 39.
13. Emprender es sinónimo de libertad: No del todo cierto.
Si quiere construir una empresa exitosa, es necesario dedicarle todo el tiempo que requiera; así que mientras el negocio despega es mejor que olvide que existen los horarios de oficina, los domingos y los festivos.
14. Crear empresa puede ser una tarea de medio tiempo: Muchas personas comienzan su proyecto de manera paralela a su trabajo como una forma de disminuir los riesgos asociados y no poner en juego su sustento. Sin embargo, Adriana Suárez, directora ejecutiva de Endeavor, señala que la entidad recomienda a los emprendedores dedicarse de lleno a su proyecto.
“El emprendedor que no está dispuesto a meterle la ficha a su proyecto, así sea sin ganar plata, crea algo que no va a perdurar”, señala la experta.
15. Lo más importante es el fundador: Error.
Un buen líder se rodea de profesionales de alta calidad, los compromete y estimula para lograr el crecimiento de manera conjunta. El éxito de una empresa es el resultado de la sumatoria de su talento.
Cristina Bustamante
cribus@eltiempo.com
www.portafolio.co